Seleccionar página

Naranja: el color del invierno. ¡Descubre por qué!

Te desvelamos 4 productos clave que no pueden faltar en tus recetas.

¡Apuramos los últimos días! A un paso de poner el broche de oro al otoño y descorchar el invierno, los productos de temporada siguen picando a nuestra puerta. Y es que el otoño nos ha traído un amplio abanico de alimentos para renovar nuestra dieta. Setas, castañas, higos, etc., éstos son solo algunos de los productos que hemos podido sumar a nuestra cesta.

Sin embargo, aún estamos a tiempo de añadir a nuestra lista de la compra algún producto más antes de que el otoño se acabe. Tanto es así que hoy te presentamos 4 alimentos naranjas que te darán mucho juego a la hora de preparar tus recetas; aportan color y sabor a tus platos. ¿Te apetece? ¡Atento!

  1. Naranja. Este cítrico, rico en fibra y vitamina C, es ideal para tomar a cualquier momento del día. Ya sea como tentempié, como postre o como aliño en un plato principal, la naranja aporta un toque muy peculiar. Se puede cortar a trocitos, a rodajas, extraer su jugo o presentarla como una brocheta. ¡Tú decides! Ahora bien, no olvides que queda bien en ensaladas, combinada con cebolla, como contrapunto en platos salados, como aliño aromático o mezclado con otras frutas.
  2. Zanahoria. Por su alto contenido en vitaminas y minerales, la zanahoria es un gran aliado nutricional. Aporta energía, contiene beta-carotenos, vitamina E, vitaminas del grupo B y vitamina C. Sin embargo, aquí no queda todo. Más allá de su aporte, también tiene un sabor muy peculiar. Y es que esta raíz se puede comer tanto cruda como cocinada, ya sea en ensaladas, en cremas, en purés, en caldos, en guisos o en snack como tentempié. ¿Te apetece?
  3. Boniato. Del mismo modo que la patata, el boniato es un tubérculo, por lo que su valor nutricional es similar. Su toque dulce y su sabor personal hacen del boniato un alimento muy reclamado en otoño. Tanto es así que se puede preparar de muchas maneras: como puré, como sopa, al horno, como guarnición, a la plancha, etc. ¡Deja volar tu imaginación!
  4. Calabaza. No podía faltar. Esta hortaliza es una buena fuente de fibra, beta-carotenos y vitamina C, por lo que también es recomendable sumarla a tu dieta. Ahora bien, ¿Cómo se puede preparar? Igual que el resto de alimentos, de muchas formas distintas. En sopa, en puré, en crema, con legumbres o arroz, rellenas, en salteado, etc. ¿Cuál es tu favorita?

 

Fuente