Seleccionar página

Asegúrate de no caer en estos errores

Es muy común que al inicio del año, las personas se inscriben a un gimnasio o inician con una rutina de ejercicios para perder peso. Esta es una práctica muy común, sin embargo, se debe tener cuidado, ya que el aumentar nuestro consumo de alimentos puede terminar en un aumento de triglicéridos, colesterol y glucosa (azúcar en la sangre).

 

Si eres una de esas personas que desea comenzar a hacer ejercicio en cuanto terminen las fiestas, te compartimos los siguientes errores que suelen cometerse más cuando se termina de ejercitar.

 

1.-No cambiarte la ropa deportiva. En muchos casos, las personas terminan agotadas por la rutina que hacen y no cambian la ropa que usaron para el deporte en cuanto terminan.

 

Esto no es nada higiénico debido a los siguientes factores.

 

Tienes más probabilidades de enfermarte ya que el sudor que queda adherido a tu ropa (no importa si se ve o no) cuenta con muchas bacterias, las cuales si permanecen mucho tiempo en contacto con tu cuerpo pueden perjudicar tu sistema inmune o hacer que tu piel se llene de granos pequeños, a manera de alergia. En caso de que no quieras tomar un baño inmediatamente después de terminar tu rutina, al menos cambia tu calzado, calcetines y prendas, esto ayudará a que tus músculos se mantengan calientes y sueltos, lo cual ayuda a que tu cuerpo cuente con mejor circulación y se recupere más pronto del desgaste físico.

 

Debes tener cuidado de no salir con tu ropa húmeda por el sudor, ya que en esta época de frio, cuentas con más probabilidades de resfriarte.

 

2.-Concluir tu rutina de golpe. Una práctica muy común. Es normal y comprensible que se agote tu energía y desees terminar ya con el ejercicio. Sin embargo, no se recomienda que lo hagas. Lo más óptimo es ir reduciendo la intensidad y terminar con sesiones de ejercicio que no requieran de mucho esfuerzo. Puedes concluir con estiramientos, algo similar a lo que haces antes de iniciar a ejercitarte.

 

Es importante que lo hagas ya que ayudará a que tu corazón recupere su ritmo normal y que tus músculos se relajen.

 

3.- No comer ni beber nada. Es primordial que después de terminar con tu rutina, consumas líquidos, para reponer lo que perdió tu cuerpo durante el ejercicio. Te recomendamos que optes por tomar agua y no bebidas energizantes, ya que éstas sólo hacen que te aceleres más en vez de relajarte. Estas bebidas se recomiendan antes de iniciar con el ejercicio.

 

Si te da hambre, procura consumir alimentos que contengan proteína, tales como carnes blancas, nueces, almendras, etc. Por nada del mundo consumas alimentos con mucha azúcar o grasa, ya que esto solo hará que tu rutina de ejercicio no surta el efecto deseado.

 

4.-Comidas muy pesadas. Algo similar al punto anterior, no consumas comidas muy pesadas después de terminar tu rutina y mucho menos antes de irte a dormir. Esto sólo hará que recuperes las calorías que ya perdiste. Además, el irte a dormir con mucha comida en tu estómago, hace que el dormir sea más complicado, debido al proceso de digestión que debe hacer tu organismo.

 

5.-No dormir lo suficiente. Muchos suelen pasarlo por alto. Cada vez que no duermes al menos 7 horas diarias, tu organismo no se recupera al 100%. Esto es debido a que no das tiempo a que tus tejidos cerebrales y corporales se reestablezcan después del agotamiento que tuvieron. No importa si te sientes cansado o no, es obligatorio que siempre tomes tus horas de descanso. Aparte esto hará que al día siguiente te levantes con mayor energía y te sentirás más dispuesto a nivel físico y mental.

 

6.-Quedarse quieto. Es común que al terminar el ejercicio desees tumbarte en la cama o sofá, aunque sea tentador, procura no hacerlo. Intenta ponerte a hacer algo que requiera que estés en movimiento, por ejemplo, puedes ponerte a lavar platos, acomodar ropa, poner una lavadora, lo que sea con tal de que sigas moviéndote. Esto está relacionado con el punto 2, no es sano para tus músculos que paren en seco. Esto también puede ayudar a que no te lesiones.

 

7.-Tomar un baño inmediatamente. Cambiar tu ropa deportiva si es algo que deberías de hacer en cuanto terminas tu rutina, no obstante, tomar un baño no lo es. Cuando te ejercitas, tu cuerpo puede alcanzar una temperatura entre 37 y 39 grados centígrados. Si tomas un baño con dicha temperatura, tu cuerpo al verse expuesto al agua fría, puede hacer que afecte a tu circulación y presión sanguínea.

 

Mejor toma un baño ya que tu cuerpo reduzca su temperatura y no se encuentre tan agitado.

 

¿Qué te han parecido estos errores? ¿Has cometido alguno de ellos? Cuando vuelvas a hacer ejercicio trata de no caer en estos errores tan comunes.