Seleccionar página

¿Ya conoces qué enfermedades pueden atacar al sistema nervioso?

Estas enfermedades son todas aquellas que afectan directamente al sistema nervioso, médula espinal u otros nervios y prolongaciones nerviosas. Esto provoca que el sistema nervioso no pueda ejecutar acciones de manera eficiente, lo cual termina ocasionando que la persona no sea capaz de realizar actividades comunes.

 

Conoce aquí cuáles son las enfermedades más comunes que pueden atacar al sistema nervioso:

 

Accidentes cerebrovasculares. Este tipo de accidentes son de los más comunes actualmente, ya que son la tercer causa de muerte a nivel mundial. Cuando los mencionamos no nos referimos sólo a un tipo de enfermedad, sino a un conjunto de ellas. Los accidentes pueden ser alguno de los siguientes :

 

-Hemorragia cerebral. Se presenta cuando se rompe un vaso sanguíneo del cerebro y mata a las neuronas de alrededor por compresión.

 

-Ictus o isquemia. Esto se produce cuando el cerebro deja de recibir una cantidad suficiente de oxígeno, lo cual puede presentarse por un trombo (coágulo sanguíneo) o algún otro acceso que impida que el oxígeno no se transporte de forma adecuada.

 

En ambos casos, se cuenta con un periodo de tiempo muy corto para determinar si la persona está padeciendo alguno y tomar acción inmediata. En algunos casos, los padecimientos no cobran la vida de la persona. Sin embargo, es común que después de haber padecido alguna de estas situaciones, la persona pierda algunas de sus funciones congnitivas, debido a la muerte o daño de una gran cantidad de neuronas. El tipo de actividades pueden ir desde hablar , comer o caminar.

 

Para ambos casos, existen diversos métodos para determinar si la persona está padeciendo alguno de estos accidentes. En otra edición, te daremos a conocer cuáles son dichos métodos.

 

Alzheimer. El alzheimer es una enfermedad que está clasificada como una demencia y es considerada como una situación muy frecuente en personas de la tercera edad. Esta enfermedad es progresiva, por lo general comienza con la persona olvidando pequeños detalles, tales como nombres y objetos. Conforme vaya pasando el tiempo la persona irá olvidando más cosas y haciéndose menos independiente, ya que se va produciendo un deterioro de las funciones cognitivas. A medida que el trastorno va progresando, la persona comienza a tener problemas para poder articular palabras, reconocer rostros de personas conocidas, entre otras cosas. La fase culminante de esta enfermedad es cuando la persona ya no habla y es recomendable que permanezca en casa.

 

Cefalea. Esta no viene siendo nada menos que el común dolor de cabeza que en alguna ocasión ha llegado a molestarnos a todos. Existen distintos grados y tipos de cefalea.

 

Entre los más comunes encontramos los siguientes :

-Cefalea tensional. Es el dolor de cabeza que aparece cuando la persona se encuentra bajo altos niveles de estrés o cuando tiene problemas musculares.

 

-Cefalea en racimos o en brotes. Este tipo de dolor se presenta cuando a la persona le duele sólo un lado de la cara, usualmente se da un lagrimeo en un ojo, congestión, caída del párpado y enrojecimiento del rostro.

 

Migraña. Este padecimiento tiene su origen en cuestiones géneticas y se produce cuando se liberan sustancias inflamatorias alrededor de los vasos sanguíneos y nervios de la cabeza. Los episodios de migraña son más fuertes que las cefaleas y por lo general duran más que éstas. Además, a diferencia de la cefalea, la migraña se agrava con luces y sonidos muy fuertes. En el caso de las personas que sufren de migrañas, es común que se siga un tratamiento con un médico para evaluar que es lo que está provocando la migraña.

 

Epilepsia. La epilepsia es uno de muchos padecimientos cerebrales que se produce cuando las células del cerebro envían señales erróneas. En los casos más graves, la persona epiléptica puede llegar a perder la conciencia, tener convulsiones, incontinencia o alucinaciones. El origen de este padecimiento puede tener múltiples orígenes , entre los que se encuentran un desarrollo anormal del sistema nervioso, traumatismos en el cráneo o tumores cerebrales.

 

Tumor cerebral. Los tumores de este tipo se presentan cuando se da un crecimiento descontrolado y anormal de algún material del cerebro, el tumor puede aparecer en cualquiera de las estructuras cerebrales. Al encontrarse en una zona tan delicada como lo es el cerebro, es de vital importancia que se atienda lo antes posible, ya que incluso los tumores benignos (no dañinos) pueden poner la vida de la persona en peligro. Esto se debe a que mientras más vaya creciendo el tumor, la presión entre el cráneo y el encéfalo aumenta, lo cual puede provocar que se deformen algunas estructuras cerebrales o incluso destruirlas. Los síntomas dependerán del lugar donde se encuentre el tumor.

 

Esclerosis múltiple. Se da por la producción insuficiente de mielina (sustancia que se encarga de la velocidad de los impulsos nerviosos). La gravedad de los síntomas dependerán del tiempo que la persona lleva con la enfermedad, pero por lo general estos son pérdida del equilibrio, cansancio constante, alteraciones visuales y cognitivas, dificultad para hablar , temblores en diversas partes del cuerpo. Hasta la fecha no se ha encontrado una cura para este mal, pero cada vez se han ido haciendo más avances para lograr controlarlo e impedir que los síntomas empeoren.

 

Meningitis. Es una infección que puede ser producida tanto por un virus como por una bacteria y que afecta a las meninges o membranas que protegen al sistema nervioso, esto termina provocando que todo el sistema nervioso se vea comprometido. Los síntomas suelen aparecer de una manera muy rápida y éstos son; fiebre, fotofobia (molestias por la luz), naúseas, dolores de cabeza intensos, alteraciones del estado mental. Cuando se sospecha de alguien que padezca meningitis, lo ideal es intervenirlo de inmediato, ya que es una infección muy agresiva.

 

Distrofia muscular. Se caracteriza por una debilidad muscular , la cual es más común en hombres. La distrofia hace que la persona no cuente con la fuerza suficiente en la mayor parte de los músculos , lo cual impide que se realicen acciones necesarias del cuerpo, tales como respirar o caminar. A medida que la distrofia avanza, la persona tendrá mayores dificultades para mover sus músculos.