Seleccionar página

Las 10 bebidas menos saludables

No pases por alto la bebida que tomes para acompañar tus alimentos, podría ser que te esté perjudicando.

La mayoría de los estudiantes jóvenes pueden comer una pizza entera para la cena y tener hambre para la hora de acostarse. Eventualmente, el metabolismo rápido comienza a disminuir. El mismo tipo de alimentación despreocupada que se suele llevar en la adolescencia, conduce a un mayor aumento de peso cuando se es más grande, por lo que las opciones más inteligentes son la respuesta clara. Desafortunadamente, incluso la dieta más santa no necesariamente te ayudará a adelgazar. El culpable podría ser lo que hay en el vaso junto a tu plato. Una dieta que no contenga nada más que proteínas magras y verduras no te servirá de nada si estás pasando tus alimentos con cientos de bebidas cargadas de calorías.

 

1.-Jugos

 

A la mayor parte de las personas les agradan los jugos por su gran sabor, pero también por el factor de salud. No se puede negar que los jugos de frutas y vegetales ofrecen muchos nutrientes, especialmente cuando están recién hechos. El problema viene con calorías y porciones. Si bebes una taza de jugo de uva, obtendrás un enorme 120% de tus necesidades diarias de vitamina C, pero te costará 140 calorías. Comer una taza de frutas enteras te dará solo una fracción de la vitamina C, pero también solo consumirás 104 calorías y terminarás con más de un gramo de fibra.

 

 

2.-Refrescos

 

No puede sorprendernos que esta bebida gaseosa se encuentre en la lista. Hecho de un poco más que saborizantes artificiales y azúcar, la soda no le está haciendo ningún favor a tu cuerpo. Echemos un vistazo al daño. Si tuvieras que tomar 20 onzas de cola, un tamaño de botella bastante estándar, estarías consumiendo 260 calorías, 60 miligramos de sodio y 70 gramos de azúcar. Sin vitaminas, sin minerales, zip.

 

 

3.-Bebidas deportivas

 

 

Saltar la cuerda durante 30 minutos y luego levantar algunas pesas no

requiere casi el mismo número de calorías o electrolitos. Además,

Livestrong.com señala que muchos de nosotros obtenemos muchos de estos

nutrientes de los alimentos que normalmente comemos. Si eres un atleta

de resistencia, puede ser aconsejable tomar bebidas deportivas, siempre y

cuando lo hagas bien y eligas las más apropiadas para ti.

 

 

4.-Bebidas con cero calorías

 

Los refrescos dietéticos son cualquier cosa menos dietéticos. Muchas personas consideran las bebidas gaseosas y otras bebidas sin calorías para satisfacer el deseo de dulces mientras evitan las calorías que esperan evitar. Aunque no es tan simple. La investigación indica que los edulcorantes artificiales nos hacen desear más comida porque no estamos obteniendo las calorías que asociamos con el sabor dulce. El estudio se realizó con ratas, pero no parece demasiado exagerado pensar que los resultados pueden ser los mismos para los humanos.

 

 

5.-Bebidas energizantes

 

Algunas personas no están acostumbradas al sabor amargo del café, por lo que optan por una bebida energizante para obtener un impulso de cafeína. Las similitudes entre una taza básica de café y estas bebidas gaseosas casi termina allí. Una porción de 8 onzas de una de estas bebidas de alto octanaje brinda 130 calorías y 31 gramos de azúcar. La etiqueta de ingredientes es aún más preocupante. Barbara Lewin, R.D. y nutricionista deportiva, afirma que muchas bebidas energizantes contienen otros estimulantes que podrían ser dañinos. No podemos pensar en ninguna situación en la que una de estas bebidas sea una buena opción.

 

 

6.-Smoothies comprados

 

Hacer batidos en casa puede ser una forma saludable de obtener las porciones recomendadas de frutas y verduras. Los que compras en las tiendas de zumos y delis son una historia diferente. Life by Daily Burn presentó una lista de algunas de las bebidas con más calorías que existen. Algunos batidos ofrecen hasta 1.928 calorías, 64 gramos de grasa y 250 gramos de azúcar. Incluso la opción más light, una versión ligera de 20 onzas, puede tener hasta 864 calorías.

 

 

7.-Bebidas alcohólicas

 

Una copa de vino diaria ha recibido luz verde de muchos profesionales de la salud. Incluso la bebida mixta ocasional no es un problema, a menos que vayas a tomar los menos recomendados. El alcohol en sí es muy rico en calorías, con muchas variedades que van alrededor de 100 calorías por 1½ onzas, por lo que agregar cantidades de azúcar o ingredientes altos en grasa puede convertir rápidamente tu bebida en el equivalente calórico de una comida completa.

 

 

8.-Cafés muy elaborados

 

La mayoría de las personas no sueñan con comenzar el día con otra cosa que no sea el café. El café de la mañana incluso cuenta con una serie de beneficios para la salud. Pero agregar un montón de jarabe, chocolate y crema batida a la bebida prácticamente deshace todas esas ventajas. Un mocha de chocolate blanco de 20 onzas hecho con leche entera y cubierto con crema batida tiene 580 calorías y 26 gramos de grasa.

 

 

9.-Agua con vitaminas

 

Ten cuidado con el agua dulce infundida con vitaminas y “sabores naturales”. ¿Sabes lo que hace que este tipo de agua tenga un sabor tan delicioso? Fructosa. La investigación sugiere que las dietas ricas en fructosa, un ingrediente común en la mayoría de estas aguas, pueden aumentar tu riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes tipo 2 y problemas metabólicos. La razón por la que a las personas les encanta este tipo de agua no es por las vitaminas y minerales agregados, sino por el sabor dulce añadido.

 

 

10.-Leche de almendras endulzada

 

La leche de almendras no proviene de las vacas, pero también tiende a ser menos saludable que la leche común por ciertas razones. Por ejemplo, la leche de almendras que suelen vender en los supermercados puede contener hasta 16 gramos de azúcar por taza, así como 1 gramo de cada proteína y fibra. La leche reducida en grasa tiene alrededor de 12 gramos de azúcar y 8 gramos de proteína, pero no agrega azúcares como el azúcar de caña que se encuentra en la leche de almendras.